catalogo de productos
redes sociales
 

Compartir
Recomendar
 
placa aluminio
 
 

Placas de aluminio

Cuando hablamos a cerca del aluminio, estamos hablando de la resistencia que tiene este material para soportar humedad y el agua, el paso del tiempo, la corrosión, y porque no, la estética. En esta oportunidad hablaremos de las placas de aluminio, las características sus usos y dónde los encontramos principalmente.

El aluminio nos permite el uso y una infinidad de aplicaciones, pero principalmente, en la construcción, para el revestimiento de fachadas, como recubrimiento, puertas, ventanas, marcos, con un comportamiento excelente a la humedad, por su estanqueidad, y facilidad de manufactura, lo que sucede es que se trata de un material muy flexible que permite una infinidad de formas, debido a que es maleable. Si a ello le sumamos las técnicas de construcción, y las materias primas con las que contamos en el mercado de la actualidad, cuenta, realmente es muy sencillo conseguir piezas de todo tipo y para todo uso.

 
     

Clases y características

 

Las placas de aluminio, tienen características específicas, pero lo que las hizo realmente famosas en todo tipo de industrias, es precisamente, su resistencia a la corrosión, y al óxido, es por ello que es el material, más usado en el exterior de las viviendas. El paso del tiempo parece no afectarles, y las piezas aunque expuestas a los rayos del sol, y a la intemperie, pueden durar hasta cien años sin deterioro alguno, siendo su mantenimiento muy reducido, esas son principalmente las razones por las cuales muchas son las personas que siguen eligiendo al aluminio para muchísimas cosas o elementos de uso.

Existen diferentes clases de placas de aluminio, por ejemplo las gresadas, las perforadas, las planchas lisas, que son para diferentes usos por sus comportamientos y aplicaciones específicas. Por ejemplo los cerramientos de aluminio que nos permiten confeccionar espacios de la vivienda, sin la necesidad de hormigón, o de grandes obras, así estos se encuentren en balcones y terrazas, en patios semi o descubiertos, en galerías, y jardines, porque como dijimos más arriba, estos pueden soportar perfectamente, la intemperie. También para clasificar a las planchas de aluminio tenemos como parámetro sus grosores que según las aplicaciones y usos serán estos.

En cuanto a los acabados eso depende del uso también y en la industria se pueden encontrar dos tipos bien definidos, a saber: El aluminio anodizado, al que se le puede o no aplicar color, este es un procedimiento que se realiza en las fábricas metalúrgicas y consiste en la aplicación de productos que le otorgan a las superficies de las placas de aluminio más resistencia, con el agregado de la estética inmejorable, estos son muy usados para la decoración en infinidad de aplicaciones, el anodizado con la aplicación del color consiste en el mismo procedimiento, pero con el agregado de un color, que por cierto ya no hay límites de ellos, además de las presentaciones de imitación de las vetas de la madera, el oro, el cobre, el bronce, y los metalizados para piezas específicas de muy alto valor estético, usados en la decoración de hoy, o en los elementos de uso diario en la cocina y el baño. Este tipo de piezas las podemos ver cuando miramos revistas de decoración, o de la industria en general.

El otro método de acabado que vamos a mencionar, es la placa de aluminio lacada, que consiste en un proceso que también es realizado en las fábricas metalúrgicas para piezas específicas de construcción para estructuras o para aberturas, como los marcos de puertas y ventanas para toda la casa.

En este procedimiento intervienen varios procesos; como el de eliminación del baño electrolítico que presenta el aluminio en forma original, para dar paso al lacado con las pinturas o lacas que son específicas para el aluminio, estas además se presentan en colores variados. En ambos procedimientos, las placas de aluminio, tienen mayor resistencia que la que tienen las placas sin ellos, porque estos baños además le dan terminaciones de estética y de usos específicos, para la protección del material y el cuidado de las piezas.

 
     
email contacto
 

 

Un material con múltiples beneficios

El aluminio, bajo determinados procedimientos pueden ahorrar la energía del hogar en forma considerable, por cuanto aíslan de la humedad, el calor, el frío, y los ruidos provenientes del exterior.

Una de las cosas que no hemos mencionado, es el echo de que este material, no muestran dilatación, cuando se presentan cambios sustanciales y bruscos de temperatura. Así el aluminio se ha convertido en los últimos tiempos, en el aliado de ingenieros, decoradores y arquitectos de todo el mundo, que junto a las tecnologías, permite que los usos sean cada vez más importantes y casi se podría decir imprescindible.