catalogo de productos
redes sociales
 

Compartir
Recomendar
 
suelos cemento pulido
 
 

Suelos con cemento pulido

El cemento pulido es uno de los métodos de acabado o terminación que se le puede aplicar al concreto y que se puede emplear tanto en muros como en suelos o en cualquier superficie. Posee características particulares que daremos a conocer en el presente artículo, tales como su método de acabado, aplicación y usos, entre otras cosas.

En este sitio usted podrá encontrar información que despejara todas sus dudas respecto del uso del cemento pulido en suelos. En primer lugar, debemos aclarar que el cemento pulido es un efecto de acabado que se le realiza al concreto empleado en construcción mediante el uso de maquinas pulidoras y el agregado de ciertos aditivos en el proceso de fraguado del mismo.

 
     

Su uso decorativo

 

El cemento pulido es un proceso que se utiliza para los acabados decorativos en suelos, y puede consistir en una capa de un espesor de a partir de 4 milímetros. Es un tipo de acabado que suele realizarse tanto en suelos de exterior como de interior. Posee propiedades tales como una excelente adherencia a las superficies, y una alta capacidad de impermeabilidad, lo cual lo hace ser un acabado ideal para todo tipo de estancias, como suelos de baños, piscinas, muros, oficinas, entre otros.

En la actualidad existen diversas tendencias en lo que respecta a la aplicación de cemento pulido en todo tipo de suelos, y una de las más utilizadas en la industria de la construcción es la de pavimentos continuos de cemento pulido. Este tipo de pavimento consiste en una superficie no dividida en partes, como sí lo son por ejemplo las baldosas de mármol, de granito o porcelana, sino que el material se aplica sobre el suelo autonivelado directamente para producir un suelo continuo. Este es uno de los efectos que se logran en los suelos de cemento pulido por lo cual se lo utiliza tanto en ambientes modernos donde se busca una imagen estética que resalte, sobre todo en las construcciones contemporáneas, en las que se busca producir la sensación de máxima amplitud y luminosidad.

El cemento pulido se obtiene mediante la realización de una capa de cemento a la que se refina por medio de la aplicación de productos pulidores y colorantes, sobre cuya superficie se la pule con maquinas especiales, para terminar aplicando una capa protectora. Se pueden utilizar muchas variedades de colores para el acabado, aunque por lo general se emplea blanco, negro o gris, y su aspecto es u efecto difuminado con leves vetas que produce la misma textura del cemento, lo cual le da un toque estético muy bello y agradable a la vista. De todas maneras, se puede obtener un acabado minimalista o rustico con diversos barnices, como el mate, semi mate o satinado y brillante.

La aplicación del acabado para cemento pulido en suelos puede realizarse tanto en espacios amplios y grandes como en los más pequeños, aunque su aplicación por lo general se recomienda para estancias no mayores a los 25 metros cuadrados, ya que en estos pueden quedar juntas que dañan o alteran la estética de la superficie. En zonas más pequeñas, por el contrario las juntas no son necesarias.

Los suelos el cemento pulido se pueden aplicar tanto sobre una losa como una capa protectora, como en cualquier otra superficie. Permite de esta manera realizar un revestimiento de las superficies dejando las mismas agradables al tacto y resistentes al desgaste, sin la necesidad de aplicar juntas de dilatación. Se le pueden realizar diversos acabados protectores con ceras o barnices que protegen su superficie y facilitan el mantenimiento necesario. Con un bien acabado, el cemento pulido resiste los efectos de agentes abrasivos tales como los cítricos, aceites, grasas y químicos.

Se suele confundir este tipo de acabado que es el cemento pulido tanto en paredes como en suelos con el micro cemento, el cual consiste en otro tipo de concreto. Sin embargo, estos se diferencian en varios aspectos, principalmente por el hecho de que el primero de ellos es un material que consiste en una solera de hormigón bruto, la cual es alisada con las máquinas pulidoras y la aplicación de diversos aditivos, y se puede emplear en cualquier tipo de ambiente, siendo escogido principalmente por sus características funcionales. En cambio, el micro cemento es un material que se utiliza principalmente en el ámbito decorativo, siendo distinta su aplicación.

 
     
email contacto
 

 

Grosores y otros detalles

Como podrá ver a partir de la información brindada, el cemento pulido no solo puede ser aplicado en los suelos de diversas construcciones sino también en otros tipos de soportes tales como muros de exterior o interior, objetos o aceras.

Por ello se lo puede encontrar en grosores que varían entre los 4 y 8 milímetros de espesor, de lo cual dependerá también su rigidez, resistencia y durabilidad. Estas son las principales características que no puede dejar de conocer respecto de los suelos de cemento pulido.